Archivo diario: 17/10/2012

100 posibles fichajes en un año

Una de las cosas que más gustan a los aficionados son los fichajes, y eso lo saben perfectamente los medios de comunicación. Gusta y, por tanto, vende. Así, no es de extrañar que suenen constantemente nombres y más nombres como futuribles sevillistas.

Me he entretenido en recopilar, durante un año, los jugadores que han ido saliendo como aspirantes a formar parte del Sevilla y el medio de comunicación que publicó el nombre en primer lugar. Destaca sobremanera Estadio Deportivo. Son unos auténticos especialistas.

Muchos de los nombres de la lista, sin duda, habrán sido inventados; en otros casos, habrá habido un simple interés o no habrán llegado las negociaciones a buen puerto, y sólo una abrumadora minoría han acabado fichando por el Sevilla. De los noventa y ocho nombres que aparecen en ella, sólo han llegado finalmente seis jugadores:  Reyes, Javi Hervás, Botía, Kondogbia, Bryan Rabello y Cicinho. Otros, como Maduro o Diego López fueron «fichajes sorpresa», ya que ningún medio logró enterarse de las negociaciones hasta que no lo anunció el Sevilla.

Posiblemente, haya algún nombre que no esté recogido en el listado, pero creo que serán escasos.

Y, por supuesto, esto no acaba. Ayer mismo situaron en la órbita sevillista a Tony Jantschke, del Borussia Mönchengladbach. ¿Estará el alemán entre el 6% de jugadores que acaban fichando por el Sevilla? Tiempo al tiempo.

Del Bosque se hizo el hara-kiri

Ayer se le fue el partido a la selección, en el último suspiro, por varios motivos, pero quizás el más decisivo fuera la ilógica inclusión de Fernando Torres. No sé qué tendrá que hacer el ex del Atlético de Madrid para que Del Bosque se dé cuenta de que es un jugador que estorba más que aporta. Cuando juega Torres es como si jugáramos con diez, y eso es dar mucha ventaja a Francia, que también es muy buen conjunto y que también tiene jugadores de mucha calidad, como Benzema, Giroud, Ribery…

El nivel de la Selección es bastante alto, con algunos jugadores extraordinarios –Villa, Pedro, Iniesta, Silva…– pero con otros que son un peligro y que yo diría que incluso están claramente fuera de lugar, como Torres, Arbeloa o Juanfran. La absurda pérdida de balón de este último, cuando ya se había cumplido hasta el tiempo de prolongación, nos costó el partido. Aunque también es cierto que la defensa en general no estuvo muy acertada en esa jugada, ya que fue incapaz de cortar el contragolpe y, además, Ramos se despistó, perdiendo la posición con respecto a sus compañeros de defensa, con lo cual habilitó a Ribery para que asistiera a Giroud. Jugada desgraciada de principio a fin, desde que pierde el balón Cazorla en el córner hasta que marca Giroud. Y todo eso, en tiempo de descuento. Es casi inconcebible que, con los jugadores tan técnicos y experimentados que tiene España, sea incapaz de matar un partido a la italiana o a la argentina. Es decir, perdiendo tiempo vilmente y por cualquier medio.

Antes se pudo casi sentenciar el partido si Cesc Fábregas no hubiera fallado el clarísimo penalti que le hicieron a Pedro. Por cierto, tras las provocaciones a Kanouté y Medel, me cae tan mal el niñato teatrero que hasta me alegré de que fallara el penalti.

En cualquier caso, creo que el resultado fue justo, no sólo por el gol injustamente anulado a Francia, sino porque en la segunda parte los galos hicieron méritos suficientes como para empatar el partido.

Lo que hay que procurar para los próximos encuentros es no cometer errores tan graves, ni en el banquillo –sacar a Torres, dejar a Navas de espectador…– ni sobre el césped.