Archivo diario: 07/10/2012

Primer tropezón serio

Nos ganó el Celta, y lo hizo sin hacer gran cosa, que, dicho sea de paso, es como nos suelen ganar los equipos, a priori, supuestamente inferiores.

Me dio la sensación de que Míchel estuvo algo despistado. Sorprendió sacando a los dos únicos delanteros que tenemos de salida, Negredo y Babá, pero no debió convencerle su apuesta porque a la media hora de juego ya puso a calentar a José Antonio Reyes, quien estuvo en su línea habitual. Vamos, que no aportó nada. Pero nada de nada.

Lo único que le hacía falta a Babá era eso: que una vez que lo ponen de titular, lo quitan a las primeras de cambio.

Eché de menos a Luna en el carril izquierdo. Creo que era una buena oportunidad para alinearlo, y más ahora, que está con el subidón de su reciente renovación. Pero a Míchel le dio por experimentar, y tuvo que hacer una corrección más tarde.

Se notó una barbaridad la ausencia de Medel. Se aprecia mejor lo que aporta el chileno al equipo cuando no está sobre el terreno de juego. El centro del campo dejó de ser una roca impenetrable, y lo acabamos pagando.

No me gustó Campaña. Creo que perdió una oportunidad para convencer a Míchel. Estuvo lento y fallón, muy impreciso en el pase, sobre todo en largo.

También vimos la mala versión de Negredo. Dispuso de tres ocasiones, y las falló todas. La primera, con el 0-0 en el marcador, a pase de Babá. La segunda, ya por detrás en el marcador, a pase de Manu Del Moral, y cruzó en demasía su disparo, con toda la portería para él; y la tercera, a pase de Navas, pero su cabezazo lo desvió el portero rival. Tuvo una cuarta, que también la falló, pero el linier anuló la jugada por fuera de juego inexistente.

No me gustó nada el partido que hizo el Sevilla. No se salió a por los tres puntos. Hay que ir a estos campos con mentalidad ganadora. Se dejó pasar el tiempo, con demasiado juego horizontal, lentitud e incluso algo de pasotismo, hasta que llegó el penalti y ya se complicó todo.

Por cierto, el penalti fue claro. Maduro no puede evitar el acto reflejo,  se tapa la cara, y le da en la mano. Penalty claro. A no ser que lo haga, por ejemplo, Sergio Ramos, que tiene licencia hasta para separar el brazo del cuerpo, y no pasará nada, porque será mano involuntaria.

No se nos pueden ir partidos contra equipos más que asequibles. Vale igual una victoria contra el Madrid que contra el Celta. Como eso no se le inculque a los jugadores lo vamos a pasar mal.

El próximo rival, el Mallorca de Caparrós. El equipo balear es un rival que se nos atraganta. Suele puntuar, juegue bien o mal. Un peligro al que haremos frente sin Medel ni sin Botía.

Hay que ganar como sea. Tres derrotas consecutivas no nos lo podemos permitir de ninguna de las maneras.