Archivo diario: 29/04/2012

El habitual robo y la habitual goleada

Nada nuevo bajo el sol. Empezó el partido con una tarjeta amarilla clarísima perdonada al Madrid y un gol totalmente legal anulado a Fazio. Por lo visto, el árbitro vio una pérdida de equilibrio de Pepe y le fue suficiente para pitar falta.

El Sevilla, sin embargo, tuvo varias ocasiones para hacer gol, algunas de ellas clarísimas, como la que tuvo Negredo, para fusilar a placer a Casillas. El vallecano, con toda la portería para él, prefirió buscarse complicaciones innecesarias y hacer su jugada preferida, una vaselina, aun cuando apenas tenía espacio para hacerlo. A ver si Negredo aprende alguna vez que, a veces es mejor darle un zapatazo al balón y romperlo, en vez de la sutileza y la colocación.

El Madrid no hacía un gran juego, pero el Sevilla presionaba muy arriba, dejando bastantes espacios para la contra del Madrid, y, además, tenía que soportar el lastre de Coke y Rakitic. Demasiada carga, pues para ganar en el Bernabéu hay que hacer un partido perfecto, y no es una buena idea el contar de inicio con dos jugadores que no sólo no aportan, sino que cometen errores impropios de jugadores de Primera División. No entiendo cómo Míchel sigue dando oportunidades a estos dos jugadores, porque, la verdad, es que no las merecen.

Una vez marcado el segundo por parte del Madrid, tras regalo incomprensible de Coke, ya prácticamente se acabó el partido, que quedó más que sentenciado tras el tercero, donde hubo hasta dos faltas previas a jugadores del Sevilla que quedaron sin sancionar.

A partir de ahí, sólo quedó tiempo para que Mateu Lahoz perdonara una clara expulsión a un jugador madridista, no fuera a ser que nos diera por dar la vuelta al marcador.

Partido flojo del Sevilla, tanto en defensa como en ataque, donde, a pesar de todo, se  enlazaron algunas jugadas brillantes, pero que no tuvieron relevancia porque se dio una nueva exhibición de cómo fallar goles cantados.

Lo único positivo fue que ni Negredo ni Navas vieron la tarjeta amarilla que les habrían impedido jugar el próximo partido.