Otro Sevilla-Madrid

Otro partido importantísimo en el Sánchez Pizjuán, pero esta vez ante un rival poderoso. Recibiremos al que será el subcampeón de liga, y, por tanto, será un partido muy complicado de ganar, por los dos motivos de siempre: porque tienen una gran plantilla y por sus eternos favores arbitrales. Habrá quien diga que esto no es así, que al Madrid no le favorecen los árbitros, pero, como yo vengo viendo eso desde que era un microbio que no levantaba dos palmos del suelo, pues la verdad es que, cuando oigo esa afirmación, como que me entra la risa floja. No habré yo vistos goles anulados, en fuera de juego, penaltis inexistentes, expulsiones injustas… Y lo que me queda. De hecho, el Madrid, incluso antes de empezar el partido, ya ha recibido el primer favor arbitral. Para mí es inexplicable que Pepe no fuera expulsado en el Bernabéu contra el FC Barcelona. No salía de mi asombro viendo que el árbitro le perdonaba la segunda amarilla una y otra vez. Así que tendremos que aguantar a este salvaje disfrazado de futbolista en el Sánchez Pizjuán.

También tendremos que soportar las niñerías de Ronaldo, que es un grandísimo jugador, pero que en muchas ocasiones parece un niño mimado que se dedica a hacer payasadas, como la de estar haciendo varios segundos la bicicleta para después dársela a un compañero que está a metro y medio de distancia de él.

Y, por supuesto, tendremos que soportar la mala educación de Mourinho, a no ser que se esconda detrás de Karanka, como hizo la temporada pasada. Pero si le hace falta montar un numerito, sólo tiene que darle por subirse a caballito de uno de sus jugadores.

Hay que ser realistas, y pensar que puntuar ante un rival tan fuerte, y que juega con tanta ventaja, es poco menos que milagroso. No obstante, siempre se guarda una pequeña esperanza de que mañana sea nuestro día, de que se defienda bien, presionando al unísono;  de que se recupere con prontitud el balón y lo movamos con rapidez, no regalándolo al contrario absurdamente; y, cómo no, esperando que, al menos, si se tienen diez ocasiones de gol, al menos tres suban al marcador.

El árbitro será Clos Gómez, quien ya fue objeto de la ira de Mourinho, cuando sacó la famosa lista de los trece errores. A ver si el sábado saca otra con 26 errores. Pero no sé por qué, no creo que se dé el caso. Quizás tenga demasiado fresco el recuerdo de la Copa del Rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s