Hay cosas que no entiendo

Ayer jugó el Sevilla un amistoso en Écija, con fines benéficos, y salió derrotado por 2-1. No pude ver el partido, pero a esa derrota no le doy la más mínima importancia. Es más, puedo entender que el Sevilla perdiera, sobre todo si los jugadores saltaron al  terreno de juego con el pobre espíritu combativo del que han hecho muestra en algunos partidos oficiales.

Aunque admito que me hubiera gustado que el Sevilla hubiera ganado 8-0, para mí una derrota en un partido amistoso no supone mucho. Si se puede ganar, mejor, pero lo más importante es que el entrenador pueda hacer probaturas, darle minutos a los que no juegan o juegan poco, y, por supuesto, que no se pierdan efectivos para las competiciones oficiales.

Y aquí es donde viene lo que no entiendo, por mucho que me lo expliquen. Resulta que ayer jugó Negredo, y no me entra en la cabeza que un jugador que se ha perdido varios partidos por problemas en los isquiotibiales, y que ha salido de la lesión hace poco, tenga que jugar un partido amistoso, máxime cuando se tuvo que retirar en el último partido, contra el Zaragoza, antes de tiempo. Y lo hizo, precisamente, quejándose de los isquiotibiales.

Es decir, a nuestro único delantero medio sano, le ponemos a jugar en un campo de Segunda División B –no sé en qué condiciones estaría el terreno de juego– y contra unos jugadores que seguro que irían a por todas, porque para ellos, lógicamente, un partido contra un equipo de Primera, aunque sea amistoso, debe ser bastante ilusionante.

Y todo ello, a pocos días de un partido importantísimo contra el Getafe, el cual tenemos que ganar forzosamente. Si queremos clasificarnos para disputar competiciones europeas, no podemos perder muchos puntos más en nuestro estadio. ¿Qué habría pasado si  Negredo se hubiera lesionado ayer? Sería explicar lo inexplicable. ¿Tan importante era el partido de Écija como para alinear a Negredo?

Cuando Negredo no ha podido disputar partidos, por su lesión muscular, se ha notado una barbaridad. Tal y como estamos, y dado el papel tan importante que tiene Negredo ahora mismo en la plantilla, pienso que casi que habría que meter al madrileño en una burbuja de oxígeno, para que ni se resfríe.

Porque, al final, el sistema de juego que se utilice –sigue el debate sobre este tema– poco importa si no se tiene a jugadores de calidad que decidan los partidos, y Negredo es uno de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s