Koné, el desagradecido

Sorprende la actitud de Arouna Koné, que no pierde oportunidad para dejar claro que no quiere volver al Sevilla. Hace unos días dijo: “volver a Sevilla no está en mi cabeza. Quiero estar centrado en el Levante y aunque sí que es cierto que hay una opción para que pueda volver no pienso en ella”. O más recientemente:  “Preferiría marcar 17 goles para quedarme aquí. No dejaría al Levante en Liga de Campeones para volver a Sevilla a jugar la Europa League”.

Alguien que escuche a Koné, podría pensar que aquí le dábamos latigazos. La verdad es que no sé de que se queja el marfileño. Desde que llegó a Sevilla se le ha tratado de lujo, por parte del club y de la afición. Es lógico, porque Koné, en su momento, fue el fichaje más caro de la historia del Sevilla, que pagó por él, nada más y nada menos que 12 millones de euros, cantidad sólo superada posteriormente por Álvaro Negredo, por el que se pagaron 15 millones.

Koné no lo tuvo fácil cuando llegó, sobre todo porque tenía por delante a Kanouté y Luis Fabiano –palabras mayores– . Aun así, no mostró mucho acierto de cara a gol, ya que jugó 17 partidos y sólo fue capaz de lograr un gol. Hasta que se lesionó. Su calvario –y el del Sevilla– empezó cuando se llevaban disputados apenas unos minutos de un partido amistoso con su selección frente a Guinea. Rotura de ligamentos de la rodilla y el menisco. Casi nada.

Una vez recuperado, y ya de mano de Manolo Jiménez, tampoco consiguió hacerse con un puesto de titular, y tras jugar otros 17 partidos, en los que no marcó ni un solo gol, fue cedido en el mercado de invierno al Hannover 96, donde sí marcó dos goles en ocho partidos de la Bundesliga, hasta que se lesionó de nuevo en la rodilla.

Vuelta a empezar. A pesar de seguir lesionado, el Sevilla le inscribe para la temporada 2010/11, donde su aportación fue casi la misma que la de un recogepelotas.

Como es normal, dado su rendimiento anterior y de que su supercontrato –seguro que de eso no se queja– estaba a punto de finalizar, tanto Marcelino como la Dirección deportiva del Sevilla no cuentan con Koné para el proyecto 2011-2012, y acuerdan su cesión al Levante, guardándose una opción de repesca si lograra marcar 18 goles.

Ahora le van bien las cosas a Koné –lleva anotados cinco goles– y saca pecho, al mismo tiempo que despotrica contra su antiguo club. No me parece justa su actitud hacia una afición que le ha tenido que soportar sus pifias cara a gol y hacia una entidad que ha puesto todos los medios y los mejores médicos para que se recuperara, pudiera disfrutar del fútbol, y demostrara el porqué de su carísimo fichaje.

Por otro lado, no entiendo la cláusula de los 18 goles que hay en el contrato de Koné. Supongo que habrá una razón de que la cantidad de goles sea tan elevada, pero si el club esperaba recuperarlo en caso de revalorización –según dicen, ya tiene pretendientes–,  parece bastante complicado con esa cláusula. Y más aún con la nula predisposición del jugador.

Por último, Koné, decir que aún es pronto para saber si el Levante jugará la Champions o el Sevilla la Europa League, sobre todo porque aún quedan dos tercios de competición y el Levante se encuentra en situación de concurso de acreedores.

El tiempo dirá. Como siempre.

Anuncios

Una respuesta a “Koné, el desagradecido

  1. Como dice el dicho es de bien nacido ser bien agradecido y este muchacho no lo ha sido asi que le vaya bien y que no veulva por Sevilla ni de turismo porque yo n o he visto un 9 mas malo que este futbolista

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s