Archivo diario: 25/11/2011

A ver cómo sale el experimento

De nuevo afrontamos un partido vital. Esta vez, no es para no descolgarnos de los puestos Champions, sino para que no nos adelanten varios equipos más y quedemos en tierra de nadie.

Por el entrenamiento de ayer, se barrunta una revolución para La Romareda, tanto en la alineación como en el sistema. Los últimos resultados parece que han hecho mella en Marcelino y ya no considera el 4-4-2 como innegociable. La alternativa será un 4-3-3 que, en la práctica, seguramente será un 4-1-4-1, pero con jugadores ofensivos, buscando un equilibrio defensa-ataque que, hasta ahora, no hemos conseguido.

Arriesga Marcelino, no por el cambio de sistema, sino porque implica el dejar en el banquillo a jugadores como Navas o Negredo, que son de lo mejor de la plantilla, pero que también es cierto que no están pasando por un buen momento. La suplencia de Negredo se explicaría por haber salido el madrileño de una lesión recientemente. También se prescindiría de Spahic y Trochowski, sustituyéndolos por Alexis y Campaña, respectivamente. Además, volverá Coke, ya que Cáceres es baja confirmada.

A ver cómo salen las cosas el Domingo. Esto de hacer experimentos con puntos en juego no me gusta nada, pero si Marcelino no es capaz de implantar su 4-4-2 con éxito, habrá que probar otras opciones. Cualquier cosa, antes que ver a once jugadores del Sevilla corriendo sin ton ni son tras un balón. El rival es propicio, ya que visitamos a un Zaragoza que está al borde del abismo, con muchas dudas y con un entrenador cuestionado.

Sólo falta que seamos capaces de dar unos cuantos pases seguidos y nos dediquemos a jugar un poquito al fútbol.

El Sevilla no cuenta con la cantera

O al menos no cuenta con su propia cantera, porque si hacemos caso a la prensa sí parece que hay interés en jugadores jóvenes de otros equipos: Tiago (Barcelona), Álvaro Vázquez (Español), Álvaro González (Rácing de Santander) o Vicente Iborra (Levante). Y seguro que en poco más de un mes se encargarán de sacar más nombres, ya sean invenciones o no.

Una de las cosas que más me ilusionaba del Sevilla en pretemporada era el gran número de canteranos que había en la primera plantilla, con varios jugadores que hacía poco estaban en el Sevilla Atlético y que contaban con una buena perspectiva de ser jugadores importantes, de disponer de muchos minutos. Pero resulta que  Diego Capel se vende al Sporting de Lisboa por una cantidad irrisoria, Rodri se marcha al filial del Barcelona, Bernardo parte hacia Santander, Cala jugando en Grecia, Luna no ha jugado ni un minuto, Campaña cuenta poco para Marcelino –no fue ni convocado contra el Athletic– , Luis Alberto cuenta menos aún y Salva parece destinado a seguir en el Sevilla Atlético.

Parece que Marcelino sólo cuenta con Fazio –cada vez menos–, Navas, Perotti, Armenteros y Varas. Me parecen muy pocos, y me da la impresión de que, si no fueran canteranos, habría muchos más jugando. Nuestro entrenador parece seguir empeñado en seguir la senda de Manzano, que tampoco miraba hacia la carretera de Utrera, ni aún estando apurado con las bajas.

Yo soy de la creencia que la base del Sevilla debería estar formada por jugadores del filial, y sólo hacer fichajes para cubrir lo que no nos dé l cantera. Si se traen jugadores foráneos deberían ser para marcar diferencias. Es decir, más o menos lo que se hacía cuando entrenaba Manolo Cardo.

Me da la impresión de que mi idea es más una utopía, ya que han cambiado mucho las cosas últimamente en el mundo del fútbol. Parece que a la afición le ilusiona más un jugador traído de fuera que uno de la casa. A mí no,  porque el de fuera suele venir pensando en el dinero y el de la casa suele venir pensando en cumplir su sueño desde pequeño. Y anda que no hay diferencia.