Archivo mensual: octubre 2011

Llega el primer partido trampa

Tiene razón el renovado Javi Varas cuando dice que el partido ante el Sporting es un partido trampa. Nos visita un equipo herido de muerte, que aún no ha ganado un solo partido, y que sólo ha marcado dos goles, mientras que ha recibido diez.

Ni que decir tiene que su entrenador, Manolo Preciado, está en la cuerda floja. Y, por supuesto, también es evidente que el Sporting vendrá a hacer lo mismo que hacen todos los equipos de la parte baja de la tabla: encerrarse atrás, con las líneas muy juntitas y con todo el equipo por detrás del balón. Y a esperar si suena la flauta en algún contragolpe o a balón parado.

Precisamente, este tipo de equipos, que muerden y presionan en cada balón, son los que nos dan problemas. Aunque espero que esta temporada, con la aportación de Medel y Trochowski, nuestras dificultades para crear juego en el centro del campo sean menores y sepamos llevar mejor este tipo de partidos.

En cualquier caso, el Sporting no es una banda y también tiene jugadores importantes, como pueden ser Botía y Canella en defensa, De Las Cuevas en el centro, y Nacho Novo (ya nos marcó en Glasgow un gol) y David Barral en la delantera.

También convendría no olvidar que el Sporting fue uno de los pocos equipos que fue capaz de ganar en el Bernabeu la temporada pasada. Ganó por 0-1, con gol de De Las Cuevas, luciéndose además el guardameta Juan Pablo.

El Sevilla-Sporting puede ser uno de esos partidos donde es fundamental tener paciencia y no precipitarse si pasan los minutos y no llegan los goles. Y, por supuesto, es un partido que hay que ganar. Si queremos estar en Champions, no se nos pueden ir muchos puntos, y, en teoría los equipos de la parte baja de la clasificación deben ser rivales propicios.

Y por si fuera poco, después tenemos la visita a Barcelona, donde ya sabemos que es casi imposible puntuar. Estamos hablando pues, de tres puntos fundamentales para seguir ocupando posiciones europeas.

Los horarios, otra arma más

Está claro que la liga española no es una competición limpia, pero el problema es que, no sólo no se hace nada por adecentarla, sino que va a peor. Los grandes, que para mí son el Madrid y el Barcelona –y ninguno más– juegan con las cartas marcadas, de manera que se les asegura el éxito. Por si fuera poco con la enorme diferencia en cuanto a ingresos económicos –reparto de los derechos de televisión, abonados, publicidad, patrocinadores, taquillas—, los favores arbitrales –en algunos casos, más que descarados–… ahora, se le suma el tema de los horarios, que se ha convertido en una desigualdad más, ya que no se aplica a todos los clubes.

Curiosamente, la absurda idea de poner partidos a las 12 de la mañana o a las cuatro de la tarde fue promovida por Madrid y Barcelona, ya que, según ellos, la liga española podría ser seguida por millones de aficionados de países orientales, como China. Han bastado sólo unas cuantas jornadas de liga para darse cuenta de que, al final, pringan los mismos. Es decir, ni Madrid ni Barcelona van a jugar a las 12 de la mañana, ni un lunes por la noche. Faltaría más. Según el sinvergüenza de Roures, estos equipos no tienen tradición de jugar a esas horas. ¿Y los demás sí?

Así que los dos grandes, como siempre, salen beneficiados. Ellos disfrutarán de los mejores horarios y, por tanto, tendrán las mejores audiencias de televisión y sus estadios llenos. Sin embargo, en el Ramón Sánchez Pizjuán, cuando haya un partido un lunes por la noche, lógicamente, se verán huecos en la grada. Y es que no todo el mundo puede ir a ver un partido y llegar a su casa a la una de la madrugada –o más–, teniendo que trabajar al día siguiente. Y no digamos ya, cuando al lumbreras de turno se le ocurre poner un partido al mediodía, en el mes de septiembre, en Sevilla.

Tiene razón Del Nido cuando dice que los horarios pueden acabar con los aficionados en los estadios y anclarlos ante el televisor. Es más, yo creo que ese proceso de cambio del estadio por el televisor ya ha comenzado. La cuestión es conseguir que no vaya a más, y para eso es básico acabar con los horarios intempestivos. En defitiniva, hay que intentar que haya algo de lógica en el fútbol, que es algo que debería ser fácil de lograr, pero, al estar el dinero de las televisiones de por medio, cada vez parece más difícil de conseguir.

Somos los más antipáticos del fútbol nacional

Seguramente, esta noche no podré dormir tras leer el resultado de una encuesta que ha encargado AS, donde dice que el Sevilla es el club que «más antipatía despierta». Vaya por Dios. ¡Qué tragedia! El club deberá tomar medidas para corregir este desastre.

Añade el diario que «en los últimos años, el Sevilla protagonizó muchas polémicas», y la foto que adjunta es sobre la famosa expulsión de Adúriz en el Sánchez Pizjuán.

No me extraña que seamos de lo más antipático. Uno ve la prensa madrileña y está claro que vamos creando alarma social un día sí y otro también. Sin embargo, en otros campos y con otras aficiones no pasa absolutamente nada. Son todos modélicos. Si es que casi tendrian que expulsarnos de la competición.

Los motivos que cita el AS son de lo más variopinto: desde el Presidente, Jose María del Nido, pasando por Cristóbal Soria y llegando hasta, nada más y nada menos, que Javi Navarro y Pablo Alfaro. Casi nada. También nombra como uno de los motivos el que ahora el Sevilla ha «logrado ser una incómoda china en el zapato de los dos grandes, ganándoles incluso finales para el recuerdo».¡Habráse visto la osadía! Ganarles finales a Madrid y Barcelona. ¿A quién se le ocurre?

La noticia no publica el ámbito de la encuesta. ¿Para qué? Seguramente en esos resultados no tiene nada que ver el que la haya publicado un panfleto madridista –eso es lo que es el AS, ni más ni menos–, ni la lucha por el reparto justo de los derechos de televisión.

¿Y quién es el más simpático? Pues el Rayo Vallecano. De Madrid, casualmente. Ahora que lo pienso, es extrañísimo que no sea el R. Madrid, con sus agradables, educados y caballerosos Mourinho, Pepe, Cristiano Ronaldo… Qué injusticia.

Los tres pilares del Sevilla

En una entrevista que Monchi ha concedido, recientemente, a un medio de comunicación, ha declarado que le quedan sólo nueve meses de contrato, pero deja claro que quiere seguir en el Sevilla, ya que sigue teniendo muchísima ilusión por su trabajo. Mal haría nuestro club si no contara con él, porque Monchi ha sido una de las claves del Sevilla de los éxitos. Y lo será en el futuro. De eso no debe haber dudas, porque Monchi, además de ser sevillista, que siempre es importante, ha demostrado ser un gran profesional, y, por supuesto, tener grandes conocimientos en su materia. No obstante, es respetado y admirado tanto a nivel nacional como internacional.  A veces, incluso parece que Monchi sea el secretario técnico de otros clubes. No creo que sea casualidad que, siempre que se abre el mercado de fichajes, haya varios clubes que, curiosamente, se fijan en los mismos objetivos que Monchi. Una coincidencia puede ser, dos ya empieza a ser sospechoso, tres… ya da que pensar.

Hasta tal punto llega el renombre de Monchi que en un medio nacional se llegó a comentar que el fichaje del brasileño Marcelo se realizó por parte del R. Madrid porque Monchi estaba interesado en él. Por lo visto, los técnicos del Madrid tenían dudas de su fichaje, por ser Marcelo un jugador muy joven y estar aún demasiado verde. Al enterarse en la Castellana de que Monchi estaba tras él, y dado que su contratación no era demasiada costosa –para sus multimillonarias arcas, claro está–, decidieron dar el paso. No sé qué habrá de verdad en todo eso, pero sí parece que el Sevilla estuvo muy cerca de fichar a Marcelo, según publicó El Mundo.

En mi opinión, la valía de Monchi está fuera de toda duda, por más que el de San Fernando haya sido, injustamente, blanco de parte de la prensa sevillana. Esto sólo ha servido para que una pequeña parte de la afición, posiblemente la que se haya dejado influenciar, esté en contra de él. Aunque parezca mentira, hay detractores de Monchi, pero pienso que la mayoría vemos en él una pieza clave, un pilar del Sevilla actual. Afortunadamente, el hecho de que renueve o no dependerá de uno de los otros dos pilares en los que se cimienta el Sevilla FC: José María del Nido y José María Cruz. Podemos estar tranquilos. Conociéndoles, es imposible que Monchi no continúe con nosotros.

La delantera del Sevilla

Alardea Jose María del Nido diciendo que la delantera del Sevilla es de las mejores de España y de Europa. Y yo por ahí no paso. No puedo estar de acuerdo con el Presidente. Es cierto que en su momento sí tuvimos una de las mejores delanteras, pero no es el caso en la actualidad. Sin ir más lejos, la delantera del año pasado era bastante mejor, ya que teníamos a Luis Fabiano, Negredo, Kanouté y, aunque aportaran poco, a Koné, Acosta y Rodri. Incluso Renato cuando jugaba adelantado solía hacer goles con cierta facilidad. Si la comparamos con la de ahora, donde sólo están Negredo y Kanouté, creo que la diferencia es importante, y más aún cuando a Kanouté ya se le notan los años.

Es cierto que podríamos incluir a Del Moral entre los delanteros, pero éste parece más peligroso en otros puestos y no parece adaptarse bien a jugar muy adelantado. En cualquier caso, al jiennense aún se le ha visto poco y, lógicamente, deberá disfrutar de bastantes más minutos en los próximos partidos.

En cuanto a que nuestra delantera es una de las mejores de España, estoy de acuerdo, pero, al mismo tiempo, haciendo notar que nuestros rivales directos tienen delanteras más numerosas y potentes que la nuestra. Así, el Valencia dispone de cinco delanteros (Soldado, Jonás, Adúriz, Canales y Piatti); el Villarreal, de tres (Nilmar, Rossi y Marco Rubén); y el Atlético de Madrid, de cuatro (Falcao, Adrián, Diego Costa y Pizzi, aunque también Reyes, Diego o Turan podrían jugar más adelantados). Por supuesto, ya del Madrid y del Barcelona ni hablo.

Y una comparación con los equipos punteros de Europa, como Chelsea (Sturridge, Drogba, Kalou, Anelka, Lukaku, Torres), Bayern de Munich (Mario Gómez, Müller, Olic, Petersen), Inter de Milán (Diego Milito, Mauro Zárate, Pazzini, Bessa, Terrani), Milán (Pato, Ibrahimovic, Cassano, Robinho, Inzaghi, El Shaarawy), Paris Saint Germain (Luyindula, Hoarau, Kevin Gameiro, Erdinç, Menez, Bahebeck), Olimpic de Lyon (Lisandro, Gomis, Briand, Lacazette, Pied, Belfodil, Tafer, Novillo), Oporto (Hulk, Kléber, Iturbe, Varela, Walter, Djalma)… simplemente, esa comparación es ridícula.

Llama la atención que algunos de estos equipos que he nombrado llegan a tener hasta seis y ocho delanteros. Tampoco es normal tener tal número de efectivos arriba, pero pienso que el próximo objetivo de Monchi y su equipo debe ser incrementar el número de delanteros, de manera que no tengamos que tener el corazón en un puño si se lesiona Negredo o Kanouté, y, por supuesto, volver a tener una de las mejores delanteras de Europa. Monchi no lo tiene fácil, porque los delanteros suelen ser bastante caros, pero habrá que hacer un esfuerzo, porque estamos hablando de una línea que suele ser muy decisiva para ganar los partidos… y los títulos.

Tiberio Guarente, un auténtico desconocido

Cuando Tiberio Guarente fichó por el Sevilla, en el verano de 2010, me ilusionó bastante. Para mí no era un desconocido. No lo había visto jugar nunca, pero había leído sobre él, en varias ocasiones, que se trataba de un jugador incansable, que era un cerrojo en el centro del campo y que tenía calidad para repartir juego a sus compañeros. Se le consideraba uno de los mejores jugadores del Calcio en su puesto, de manera que se esperaba de él que diera el salto desde el Atalanta a uno de los equipos punteros de Italia o del extranjero. Fue codiciado por Fiorentina y Juventus, pero Atalanta no facilitó su salida, y se dice que llegó a pedir nueve millones de euros por el pisano. Sin embargo, el descenso a la serie B de su equipo posibilitó su fichaje por el Sevilla por cinco millones y medio de euros.

El mismo Guarente, a su llegada, se definió como «un centrocampista moderno, completo, con cualidades ofensivas y defensivas». Los sevillistas tuvimos poco tiempo para apreciar sus cualidades sobre el tapete, por su importante lesión. Hoy el Sevilla FC ha hecho oficial en la web la convocatoria del italiano para jugar el amistoso de Coria, en memoria de Ruiz Sosa, aunque, sin duda, aún le quedará un largo camino para alcanzar el nivel de sus compañeros, con lo que su debut en partido oficial, probablemente, tardará en llegar.

Esperemos que Tiberio se recupere bien y tenga mejor suerte que otros jugadores que triunfaron antes de recalar en el Sevilla –como Chevantón, Acosta, De Mul o Koné– pero que chocaron de bruces con el drama de las lesiones. Tiberio es un ganador nato, y seguro que, a menos que tenga un poquito de suerte, dará muchas alegrías en el Sánchez Pizjuán.

¿Negredo hasta 2016?

Ayer, en el programa A balón parado, se hizo pública la renovación de Álvaro Negredo hasta 2016. En principio, todos los sevillistas deberíamos de alegrarnos de que el madrileño vaya a estar con nosotros tanto tiempo, pero hay un detalle que me inquieta, y es su cláusula de rescisión. Parece ser que su anterior cláusula estaba en 80 millones de euros y ahora ha pasado a ser de «sólo» 50 millones.

Sin duda, al mismo tiempo que se ha prolongado la duración del contrato, se habrán aumentado los emolumentos del jugador. Sin embargo, se baja su cláusula. Esto me lleva a pensar que la idea del club es traspasar al jugador en caso de que llegue una supuesta oferta «fuera de mercado». Es más, creo que esa oferta fuera de mercado llegó este verano, procedente del Atlético de Madrid, y que, probablemente, se habría aceptado si no fuera por el hecho de que  desprenderse del máximo goleador nacional –cuando además se había ido ya Luis Fabiano– , cuando menos, era una temeridad. También, por otro lado, sería complicado encontrar, a contrarreloj, un sustituto de garantías, quien además necesistaría de la lógica adaptación. Y, por último, quizás haya influido que el club comprador no cae precisamente simpático en el Ramón Sánchez Pizjuán y, para colmo, es un rival directo.

Es decir, yo entiendo que, por circunstancias excepcionales, no se ha traspasado a Negredo este verano, pero, quizás, con la bajada de la cláusula podría buscarse una excusa a la hora de traspasar a Negredo, si llegara en el futuro otra buena oferta. No es lo mismo que se diga que la oferta se acerca a la cláusula de rescisión, a que se diga que la oferta no llega ni a la mitad de la cláusula.

Así pues, ¿tendremos a Negredo hasta 2016? Sólo el tiempo lo dirá, pero yo creo que ayer se pusieron las bases para que no fuera así, porque una oferta que supere, digamos, los 30 millones de euros, normalmente agrada a todas las partes –club vendedor, comprador, jugador y agente–, y cuando eso sucede, es imposible que no haya traspaso.

Basta ya a las ofensas hacia la memoria de Antonio Puerta

Propuesta de la PCS Tres Carabelas

Basta ya a las ofensas hacia la memoria de Antonio Puerta.

El año pasado el 3 de Octubre se disputó un partido ante el Atlético de Madrid en el Sánchez-Pizjuán, jornadas después de que el entonces central del equipo madrileño Ujfalusi le hiciera una entrada a Messi de las que si pilla al jugador con el pie en el suelo lo retira por un largo periodo de tiempo de los estadios, que sólo fue sancionado con un partido.

Durante el partido, que como ya hemos comentado en los últimos tiempos se está haciendo cada vez más famoso por hechos antideportivos de aficionados que se dicen seguidores de ambos equipos fuera del estadio y que se debería erradicar por todos, se entonó por parte de la grada un grito en contra de la acción del defensa “Ujfalusi asesino”, que el colegiado recogió en el acta y el Sevilla F.C. fue sancionado económicamente por ello.

Lo que nos duele es que en el mismo partido en el sector de aficionados del Atlético de Madrid situados en la grada alta del gol norte corearon gritos de mofa hacía toda la afición sevillista insultando al desaparecido Antonio Puerta, este hecho no se recogió en el acta y como casi siempre pasó casi desapercibido por la prensa nacional.

Ayer este grito se volvió a repetir en el Calderón y no fue recogido en el acta de Undiano, recogió en el apartado público un escueto “normal”, ¿Eso significa que es la forma habitual de comportarse de esa afición? ¿o que a esa afición se le puede permitir todo tipo de improperios mientras a otras se le castiga para dar ejemplo?.

Para evitar que se incrementen las acciones de los radicales de las dos aficiones creemos que se debe comenzar poniendo limites a los gritos ofensivos de la afición del Atlético de Madrid y que el comité de competición debe tomar medidas de oficio, y si para ello lo debe exigir la directiva del Sevilla F.C. creemos que lo debe hacer.

En cualquier caso a nivel de la blogosfera se debería realizar un grito de basta ya y unir fuerzas para que en el Calderón dejen de ofender a la memoria de Puerta, al menos por su familia.

El deleznable cántico del Calderón cruza la frontera

A pesar de que los cánticos contra Puerta o Juanito llevan años produciéndose en el Vicente Calderón, en esta ocasión se han hecho eco muchos medios de comunicación. Espero que esto sirva para que no vuelvan a oírse nunca más. En este caso es L’equipe quien publica esta noticia sobre el comunicado del At. de Madrid. En ella se dice, textualmente:

El Atlético pide disculpas por sus aficionados.

El Atlético de Madrid ha pedido disculpas a la familia de Antonio Puerta, el joven defensor del Sevilla FC fallecido tras un paro cardiaco sobre el terreno de juego en agosto de 2007 y objetivo de los aficionados colchoneros durante el partido Atlético-Sevilla, el domingo en el Calderón (0-0). Los aficionados cantaron «Ea, ea, ea, Puerta se marea», una canción por la que ha mostrado su repulsa el club. En un comunicado, el Atlético explica que «lamenta profundamente» estos acontecimientos y pide disculpas «a la familia del jugador fallecido, a la ciudad de Sevilla y al fútbol en general».

La línea defensiva del Sevilla no hay por dónde cogerla.

Tras la segunda jornada de liga, que fue el partido contra el Villarreal, ya saltaron las primeras voces críticas con la defensa del Sevilla. Algunos periodistas decían que nada había cambiado, que hacía aguas y que así no se llegaba a ningún sitio. Habíamos encajado tres goles en dos partidos, pero dos de ellos a balón parado –uno llegó tras una falta inexistente– y sólo en una ocasión nos marcaron de jugada.

Me pregunto qué pensarán esos mismos periodistas ahora, cuando han pasado ya seis jornadas, y seguimos con los mismos tres goles encajados. Sin duda, se precipitaron, al igual que lo haría yo si dijera que la defensa del Sevilla será de las menos goleadas de la liga. Eso lo dirá el tiempo, porque aún es pronto para sacar valoraciones. Es cierto que llevamos cuatro partidos sin encajar goles, pero también lo es que, en esos cuatro partidos, hemos cometido errores graves en defensa. Sin ir más lejos, contra el Atlético de Madrid, tuvimos tres errores que nos pudieron costar caro. Pero también influye la suerte en este deporte, y esas tres ocasiones las desperdiciaron los delanteros rojiblancos. En otro partido, a lo mejor sólo tenemos un fallo, y al delantero de turno le da por colarla entre los tres palos. Es cuestión de acierto y fortuna, tan esenciales en el fútbol.

Pero, por supuesto, que han cambiado cosas en defensa. Ahora el bloque defiende más intensamente, presiona más que antes, se hace mejor el fuera de juego, y se nota mucho la aportación de ciertos jugadores, como Varas –con intervenciones decisivas–, Spahic y Cáceres. También hay que destacar el momento de Fernando Navarro, que quizás esté en su mejor nivel desde que llegó al Sevilla. O el desgaste que hace el incansable Medel.

Como digo, aún es pronto para hablar. Posiblemente, dentro de dos jornadas, que visitamos el Nou Camp, las cifras de goles encajados aumenten más de lo deseado, pero creo que estamos en el buen camino. Y desde luego, no da la impresión de que nada haya cambiado. Ni mucho menos.

Muy mal por ABC de Sevilla

No entiendo por qué en el ABC de Sevilla tenemos que leer artículos como el que firma un tal José Carlos J. Carabias. Creo que esta basura, que parece que la ha escrito un miembro del Frente Atlético, si no fuera porque estos ultras probablemente no sabrán ni escribir, no tenemos por qué soportarla en el ABC de Sevilla. Si quieren, para aliviarse el tremendo dolor de estómago que les habrá supuesto el empate ante el Sevilla, que la publiquen en la edición de Madrid, pero no aquí.

El artículo no puede decir más tonterías en menos espacio. Los jugadores del Atlético de Madrid no fueron hermanitas de la caridad. Falcao soltó un codazo a Coke, el árbitro también perdonó la segunda amarilla a Arda Turan, que pudo hacer mucho daño a Navas, ya que le clavó los tacos en la rodilla. Y no fue la única amarilla que perdonó. Sin embargo, a nosotros no nos dejó pasar ni una y nos cargó de tarjetas, algunas inmerecidas. El rasero fue distinto a la hora de sacar tarjetas, como suele ser habitual cuando se juega contra los equipos madrileños, pero eso no quiere decir que el que repartiera leña fuera el Sevilla. Más bien al contrario.

Lo dicho, una vergüenza que tengamos que aguantar aquí los delirios de un periodista fanático de Madrid al que todavía le escuece que a su equipo se le hayan escapado dos puntos.

¿Dónde está ahora Antiviolencia?

La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte –casi nada–, declaró de alto riesgo el partido de ayer, entre el Atlético de Madrid y el Sevilla. Se supone que lo hizo por el ambiente hostil que hay, en los últimos años, entre las aficiones de estos dos equipos, y también se supone que esta Comisión debería estar vigilante por si ocurrieran los actos mencionados en su largo título.

Si alguien espera que esta Comisión sancione al At. de Madrid por los repugnantes cánticos del Frente Atlético hacia Antonio Puerta o hacia Juanito, el exjugador del R. Madrid, puede esperar sentado. Y es que esta Comisión parece que está muy pendiente de lo que ocurre en algunos estadios del fútbol español, mientras que en otros hace la vista gorda. No se entiende, si no, que los cánticos del Frente Atlético queden impunes. Porque además, las bestias del Frente Atlético son reincidentes. Año tras año sueltan su retahíla de sandeces, llenas de violencia, racismo, xenofobia e intolerancia. Justo todo lo que dice el nombre de dicha Comisión Antiviolencia.

Pero no se preocupen. No pasará nada. ¿Y saben por qué? Porque no hay alarma social. Concepto éste bastante gracioso, ya que sólo hay alarma social cuando algunas personas de la capital se escandalizan de las cosas que ocurren –casi siempre– en Sevilla. En otro campos, ya pueden tirar una cabeza de cochinillo al césped que no pasará absolutamente nada. Nadie se alarmará.

Por lo menos, hay algunos medios de comunicación que se hacen eco de los intolerables cánticos que se escuchan en el Vicente Calderón, como, por ejemplo El Confidencial, ABC o El Correo de Andalucía. Ya sólo falta que se tomen acciones. Pero, a decir verdad, parece complicado acabar con los cánticos violentos o de mal gusto. No creo que la solución sea sancionar al club, al que, lógicamente, no se le puede hacer responsable por lo que digan o canten los aficionados que asistan al estadio. Pero deberá encontrarse alguna solución, ya que no es de recibo que suceda esto, y menos aún en un recinto deportivo.

At. de Madrid 0 – Sevilla FC 0. Otro punto de oro.

Importante punto el conseguido a orillas del Manzanares, ya que lo fundamental ante los rivales directos es no perder, y ayer no hicimos demasiado por ganar.  Es cierto que fallamos claras ocasiones de gol, pero también lo hizo el Atlético.

La defensa estuvo bien, en líneas generales, pero  pudimos pagar caro tres errores de Cáceres –en dos ocasiones– y Spahic –en una–, puesto que dejaron en bandeja al Atlético la posibilidad de adelantarse en el marcador. Afortunadamente, o remataron fuera o Varas arregló la situación, como ocurrió en el paradón que le hizo a Falcao. Dejando aparte estas ocasiones, el Atlético apenas creó peligro, y eso tiene muchísimo mérito si tienes enfrente a jugadores como Diego, Reyes, Arda Turan y Falcao.

Nuestra mejor ocasión, de nuevo, llegó de las botas de Manu Del Moral. Robó muy bien el balón, por anticipación, pero esperó a que se le echara encima Courtois. No pasa nada. Incluso al gran Messi le pasó lo mismo en Mestalla. Pero no lo hagas más, por lo que más quieras.

Varas volvió a demostrar que está en un estado de forma magnífico y que ahora mismo es uno de los mejores porteros nacionales. Un portero así da mucha seguridad a sus compañeros. Lástima que no fuera titular contra el Hannover. Quizás el resultado hubiera sido otro, aunque nunca lo sabremos.

También sobrevivimos al colegiado Undiano Mallenco, que hizo todo una exhibición de lo que es arbitrar mal. Y es que no puede ser esa doble vara de medir a la hora de sacar tarjetas. En la primera parte nos llovían las tarjetas, algunas injustas, como la de Kanouté –falta, pero totalmente involuntaria– o la de Coke. Me gustaría ver repetida la jugada de la amarilla a Coke, porque yo creo que es Falcao quien le da un codazo a Coke y debió ser expulsado. Sin embargo, el árbitro le enseñó la amarilla a un sorprendido e indignado Coke.

Undiano Mallenco fue muy valiente a la hora de sacar tarjetas al Sevilla, pero muy cobarde a la hora de hacer lo mismo a nuestro rival. Perdonó una clarísima segunda amarilla a Arda Turan, por patear la rodilla de Navas. Trochowski fue expulsado por mucho menos la semana pasada.

Y menos mal que Spahic no remató a gol en una clara ocasión a balón parado, porque Fermín, el del banderín, ya se había encargado de señalar fuera de juego, cuando no era así.

Por estos dos motivos me parece muy importante el punto: porque sobrevivimos a un buen rival y a un mal árbitro. Y eso es difícil de hacer. Muy difícil.

At. de Madrid – Sevilla. Otro partido de más de tres puntos.

Complicadísimo rival el de esta tarde: un At. de Madrid que parece más potente que el de otros años. La temporada pasada los jugadores del Atlético que marcaban las diferencias eran Agüero y Reyes, ya que Forlán estaba de capa caída. Sin embargo, este año se han reforzado bastante bien. Agüero ha sido sustituido por Falcao, que, para mí, es uno de los mejores delanteros del mundo. También habrá que prestar mucha atención a Diego y al turco Arda Turan, sin olvidar al joven jugador que le han birlado al Deportivo de la Coruña: Adrián López.

Pero más peligroso aún que este ramillete de buenos jugadores puede ser el trío arbitral, y es que el árbitro principal es Undiano Mallenco, quien ya tiene preocupantes antecedentes contra nosotros. Está auxiliado por Fermín, el del banderín. Mal asunto que un asistente sea famoso. Prácticamente, se ha convertido en el sucesor de Rafa Guerrero. Cuando empezó Undiano Mallenco, me parecía un buen árbitro, hasta que cometió el «error» de equivocarse contra el Real Madrid. Quizás le leyeron la cartilla, pero a partir de ahí parece que se pasó al lado oscuro, ya que tiende a equivocarse a favor de los equipos poderosos.

Para complicar aún más las cosas, no podremos contar con Negredo, siempre una importante baza ofensiva. Cáceres es duda por un proceso gripal. Si no pudiera jugar el uruguayo, parece que hay amenazas de que el sustituto de Escudé sea Alexis. Esperemos que no sea así y que Cáceres pueda ser de la partida.

Sería importantísimo lograr, al menos un empate. Si ganamos, perfecto, es lo que todos deseamos, pero no hay que olvidar que el Atlético de Madrid es un rival directo, y lo importante es no perder, y si se hace, que sea por la mínima.