Más complicado que el misterio de la Santísima Trinidad

Sigo dándole vueltas a la patética reunión que tuvo lugar en la LFP, y la verdad es que estoy más liado que San Agustín con el misterio de la Santísima Trinidad (ver al final del post). Y es que no llego a comprender cómo dos Presidentes de clubes, por muy poderosos que sean, tienen asustados a muchos otros Presidentes, pero de humildes clubes de fútbol, los cuáles, supuestamente, tienen pánico a bajar de categoría o a entrar en concurso de acreedores.

No entiendo ni a los Presidentes de los clubes que están en la cuerda floja, ni a los de los clubes poderosos, como el Valencia y el Atlético de Madrid. Estos dos últimos han llevado una gestión desastrosa en los últimos años, pero, además, yo me pregunto: ¿Es que el Valencia no quiere volver a ganar la liga? ¿Es que el At. de Madrid quiere seguir siendo el segundo equipo de Madrid por los siglos de los siglos? Porque está claro que el Espanyol no quiere ser un segundón en Barcelona.

Y los equipos humildes, ¿a qué temen? ¿Porqué tienen tanto miedo de Madrid y Barcelona? ¿Con qué les amenazan? Si es con no cederles jugadores, lo entiendo menos aún, porque si van a pasar de ganar 12 millones anuales a más de 30, con esa diferencia se pueden comprar varios jugadores de nivel.

Y cuando llegue la asamblea de todos esos clubes que ceden a las pretensiones injustas de los dos abusones, supongo que los aficionados les preguntarán por qué motivo no quieren duplicar los ingresos por conceptos de televisión. ¿Qué van a responder? ¿Cómo serán capaces de justificarlo?  Si es que se puede justificar algo así. La verdad es que tengo curiosidad por saberlo.

Al único que entiendo es a Florentino. Al hombre se le pasará por la cabeza que si, jugando sucio, no son capaces de ganar títulos, y no digamos ya la liga, qué demonios van a hacer jugando limpio. Creerá, con razón, que a lo mejor ni siquiera son capaces de clasificarse para la Champions, a poco que otros clubes lo hagan medianamente bien. De ahí que se haya actuado como un energúmeno en la asamblea de la LFP.

Lo dicho, que por más que lo pienso, no encuentro ninguna explicación plausible.

******

La historia de San Agustín:  Se dice que un día San Agustín paseaba por la playa pensando en Dios y el la Santísima Trinidad y vio un niño cogiendo agua del mar con un cubo y vaciándolo en un agujero en la arena. El santo le pregunta: “¿Qué haces?”. El niño dijo: “intento poner toda el agua del mar en este agujero”. El santo respondió: “¿No ves que esto es imposible?”. El niño replicó: “Pues más difícil es que tú puedas entender el misterio de la Trinidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s