Las malditas lesiones

En la próxima temporada, además de entrenador y algún que otro fichaje, también estrenaremos un máximo responsable de los servicios médicos, el cual aún está por decidir, y un preparador físico, que ha venido de la mano de Marcelino, y que se llama Ismael Fernández. Según parece, este preparador físico tiene una verdadera obsesión por estar pendiente de hasta el último detalle en lo referente a la dieta y el peso de los jugadores. Así que buena le ha caído a Romaric, como tampoco consigamos desprendernos de él esta temporada.

Espero que con estas dos nuevas incorporaciones se acaben nuestros problemas con las lesiones, que llevan persiguiéndonos, de manera exagerada, al menos tres temporadas. Yo no sé si es un problema de previsión, de una mala condición física, de la mala suerte, de una mala recuperación o tratamiento, o quizás incluso una conjunción de todo, pero sí pienso que no es normal que en las últimas temporadas hayamos tenido rachas de 10-12 lesionados durante varias semanas o incluso un par de meses. Qué duda cabe de que eso menoscaba el potencial de la plantilla y nos cuesta puntos. Ningún plantel, por muy poderoso que sea, puede permitirse un número tan importante de lesionados sin verse afectado en la clasificación.

Hemos tenido casos sangrantes, como el de Fazio o Jesús Navas, que cuando salían de una, se metían en otra. O los de Konko y Adriano en anteriores temporadas, aunque el marsellés parece un caso aparte, porque, por lo visto, el jugador no ponía mucho de su parte.

Pero uno ve que la situación es muy distinta en equipos como, por ejemplo, el Barcelona y no puedo remediar sentir algo de envidia. El Barcelona tiene una plantilla de mucha calidad pero bastante corta, y, sin embargo, las lesiones son mínimas. Y cuando las hay, a veces las recuperaciones son casi milagrosas. Dogo yo que algo hará el Barcelona que no hagamos nosotros. Quizás el secreto esté en un recuperador físico de alto nivel, como Juanjo Brau, en el mismo Barcelona, o Carlos Bianchi, de Boca Juniors. Pero yo no creo que sea una cuestión de suerte. Tiene que haber algo más.

A ver si es posible que, con la llegada de estos dos profesionales (preparador físico y médico), esta temporada no nos machaquen las lesiones, porque éstas al final de temporada cuestan muchos puntos, y puede ser la diferencia entre cumplir los objetivos o no.

En cuanto al sustituto de Ribas, es de suponer que será un profesional de prestigio, al igual que es el mencionado Ribas. Esperemos que se acierte en este importante puesto y el cuerpo médico del Sevilla recupere el nivel que tuvo antaño.

Anuncios

Una respuesta a “Las malditas lesiones

  1. Espero qe a Romaric no le toque porque sera señal de que ya no esta en el Sevilla y es fundamental hacer una buena pretemporada y dosificarse durante la temporada para evitar las lesiones musculares porque las de otro tipo no se pueden evitar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s